El calamar es el cefalópodo más consumido en nuestro país, y el de potera es sin lugar a dudas el de mejor calidad, ya que se pesca a anzuelo y en su época de apareamiento, lo que hace que su textura se transforme y sea mucho más sabroso. Además, al no ser arrastrados, llegan intactos al palco, sin ningún rastro de arena y barro, por lo que no hay que limpiarlos en exceso y conservan todas las propiedades. Este calamar presenta un bonito color rojizo y está recubierto por una especie de mucosidad que lo hace muy resbaladizo. Se puede cocinar de muchas maneras, pero a la plancha es como mejor se puede disfrutar de su sabor. En nuestra carta los podéis encontrar como entrante, con picada y acompañados de pequeñas albóndigas con setas.